martes, 19 de abril de 2016

¡Cervantes es un mago!

Nuestro Cervantes hoy es ¡UN MAGO! 
Un sombrero de mago, plumas de mil colores llenas de ideas y un gran puñado de fantasía nos invitan a escuchar un cuento fabuloso. Nuestro compi Miguel Ángel, está feliz porque su papá mago, ha aceptado la invitación para venir a la Biblioteca en esta "semana del libro"
¡Qué gran equipo! Un cuento contado con mucho corazón.
Elian, el protagonista de este cuento, nos ha enseñado el valor de la generosidad.
Los momentos compartidos para preparar y dar vida a este cuento a dúo, han invitado a padre e hijo a un encuentro donde la sonrisa, la chispa, las invenciones y la complicidad han sido los ingredientes que la han convertido en una experiencia, de esas que nos gusta guardar en los recuerdos.
La importancia de confiar en la magia y el empeño por ayudar a los demás, han sido los hilos conductores de esta fantástica historia. Hemos hecho una mágica sopa que ha logrado restablecer la alegría en un pueblo entero y hemos aprendido...cómo el afán de entregarnos a los demás, es lo que, verdaderamente nos puede llevar a la mayor prosperidad.
Un Cervantes muy, muy, pero que muy especial, ha escrito el cuento que ha diseñado para nosotros, no solo con una pluma, no no, los magos escriben con multitud de plumas, plumas de colores, cada una llena de una fantasía, un sueño, una idea, todas dando forma a la imaginación y la creatividad.
Este papá y este hijo magos, nos han sorprendido con un despliegue de objetos mágicos dotados de luz, sonidos, polvitos mágicos... Aquí está el saco mágico. ¡Impresionante!
El saco mágico: Desaparecerá cualquier persona o cosa que metamos dentro. ¿Queréis que desaparezcan los fantasmas?
No podíamos resistir permanecer sentados, teníamos que acercarnos para ver  la magia que guardaba este saco.

¡La sopa! Mágica también. Todos, absolutamente todos los detalles del cuento han tomado forma palpable para abrir de par en par nuestros ojos, incrédulos, abrumados ante tal despliegue de magia. No podíamos ni parpadear.
Cuánto trabajo hay detrás de este cuento, preparado con la mayor delicadeza, colocando en cada fragmento de la historia, el elemento mágico que le ha dado vida. ¡Qué ingenio, este mago!
Y...¿sabéis qué? El sonido de esta campanita provocaba que ocurrieran cosas increíblemente fantásticas, solo sonaba a la voz de nuestro mago y...¡magia!
Impresionantes, esas caras llenas de asombro, sin dar crédito a sus ojos, intentando, sin lograrlo, diferenciar la realidad tangible de la ilusión óptica. Apasionante este momento de conexión y de atención plena.
Elian nos regala una postal, un cachito de mar desde su rinconcito, donde es tan feliz gracias a su bondad y generosidad.
Nos habéis llenado los sentidos de la fantasía hecha realidad, en una carta, una flor, una piedrecita, un cubo, un saco, unas plumas, ¡hasta fantasmas! No os lo creeréis pero hasta el sonido de los fantasmas hemos podido escuchar...¡Qué miedo! Tantas cosas, que sobre la mesa nos arrastraron a vivir, entender y disfrutar el cuento en toda su plenitud.

¡Qué maravilla de familia!

Ahora con el sombrero de mago, yo también tengo poderes extraordinarios. Os convertiré a todos en mi... ¡Familia de Superación! ¿Preparados?
Este fantástico mago no para de arrancarnos carcajadas, ¡gracias!
¡SIN PALABRAS!
Y para agradecer a nuestro mago Cervantes todo el trabajo, dedicación y creatividad que ha depositado en este cuento, especialmente creado para su familia de superación, le hemos hecho un humilde diploma, que ha recibido emocionado.
Gracias, Cervantes Polo, por venir siempre con las manos y el corazón repletos para depositar entre nosotros; tu pequeña familia del cole.
Gracias por tu tiempo y tu magia, nos haces muy felices, con tal despliegue de elementos sorprendentes, nos llevas a creer en que lo que realmente llega, cuenta y queda, son las emociones que provocan estos momentos en nuestros corazones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario